Tradiciones culturales

Leyendas cortas de Pegaso

Leyendas cortas de Pegaso

Una vez más nos sumergimos en la mitología griega para extraer una de las leyendas cortas que jamás pasará de moda. Obviamente hacemos referencia a la historia de Pegaso un caballo alado, que según se cuenta nació a partir de la sangre de Medusa.

En algunas interpretaciones se le representa de color blanco, pues esa tonalidad simboliza la pureza. Sin embargo, hay otras ocasiones en las que se puede ver a un Pegaso de piel oscura.

Lo que pasa con esto es que dependiendo de la intencionalidad del relato, es el color que tendrá el animal. Una peculiaridad que ocurría cuando supuestamente esta criatura levantaba el vuelo es que además de aletear con la misma destreza que un águila, el movimiento de sus extremidades era idéntico al que haría un potro trotando por el bosque a gran velocidad.

En varios dibujos y pinturas antiguas se le puede ver montado por Perseo, quien dicho sea de paso fue quien degolló a Medusa. Otras crónicas griegas afirman que este caballo también fue montado por Belerofonte, quien en una de sus múltiples batallas se enfrentó en contra de la Quimera.

Ésta era una criatura poseía cabezas de varios animales, por lo cual era muy difícil de vencer, hasta que apareció el corcel alado. Después de obtener su victoria, Belerofonte ordenó a Pegaso que volara con todas sus fuerzas hasta que llegara al Olimpo, pues ésta era la única forma de que se transformara en una deidad.

No obstante, a Zeus no le agradó su arrogancia e hizo que antes de que el hombre pudiera desmontar, Pegaso fuera picado por un insecto a fin de que el individuo cayera y quedara lisiado.

Luego de esto Belerofonte se dedicó a vagar por el resto de sus días en distintos lugares del mundo, sin que los dioses le otorgaran el lugar que supuestamente le correspondía.

La figura de Pegaso ha sido usada por otras culturas modernas, pues este animal encarna la valentía y el arrojo.