Browse Category by Tradiciones culturales
Tradiciones culturales

Cuento corto El capataz de los campos de algodón


Las labores en los campos de algodón comenzaban con los primeros rayos del Sol. Constantemente el dueño de la plantación reñía con su capataz, pues éste último no permitía que los trabajadores hicieran doble turno.

– Ya me estoy hartando de la manera en que tratas a esta gente. No te olvides que ellos son esclavos y deben laborar para ganarse el alimento.

– Eso lo sé bien señor. Pero también sé que si los tratamos con respeto y dignidad, ellos realizarán de una mejor manera sus labores. Replicó el capataz.

Un día el patrón enfermó gravemente, lo que lo obligó a delegar sus funciones principales a diversos trabajadores de su finca. Por su parte Cosme (así se llamaba el capataz) iba todos los días a los aposentos de su patrón para preguntar cómo se encontraba de salud. Es más, de vez en cuando le leía unos que otros cuentos cortos.

Una de esas tardes, el hombre que continuaba postrado en la cama le dijo a su encargado:

– Debo felicitarte. Tenías mucha razón. La productividad ha aumentado muchísimo desde que no se les azota a los esclavos. Debo confesar que yo estaba equivocado. ¿Quién te enseñó esa lección? Si no mal recuerdo tu padre opinaba lo mismo que yo con respecto a los métodos de tratar a la fuerza laboral.

– En efecto, mi padre era un hombre muy parecido a usted. No obstante, tuve la suerte de que me educara mi madre, quien me enseñó que a veces las pesadillas sirven de advertencia cuando estamos actuando de mala manera. Por ejemplo, uno de los sueños recurrentes que yo tenía cuando era joven era que los hombres de la plantación se rebelaban en contra mía lanzándome piedras y pegándome con palos, debido a la manera esclavista en la que de acuerdo a la costumbre debía tratarlos. Por ello, opté por seguir un camino totalmente distinto y es así como he conseguido mi felicidad.

Con el paso del tiempo, el dueño de la plantación logró restablecerse y siguió los preceptos de su capataz, tratando con igualdad a sus trabajadores, a quienes dicho sea de paso, les otorgó su libertad.

Tradiciones culturales

Leyendas cortas de Pegaso

Leyendas cortas de Pegaso

Una vez más nos sumergimos en la mitología griega para extraer una de las leyendas cortas que jamás pasará de moda. Obviamente hacemos referencia a la historia de Pegaso un caballo alado, que según se cuenta nació a partir de la sangre de Medusa.

En algunas interpretaciones se le representa de color blanco, pues esa tonalidad simboliza la pureza. Sin embargo, hay otras ocasiones en las que se puede ver a un Pegaso de piel oscura.

Lo que pasa con esto es que dependiendo de la intencionalidad del relato, es el color que tendrá el animal. Una peculiaridad que ocurría cuando supuestamente esta criatura levantaba el vuelo es que además de aletear con la misma destreza que un águila, el movimiento de sus extremidades era idéntico al que haría un potro trotando por el bosque a gran velocidad.

En varios dibujos y pinturas antiguas se le puede ver montado por Perseo, quien dicho sea de paso fue quien degolló a Medusa. Otras crónicas griegas afirman que este caballo también fue montado por Belerofonte, quien en una de sus múltiples batallas se enfrentó en contra de la Quimera.

Ésta era una criatura poseía cabezas de varios animales, por lo cual era muy difícil de vencer, hasta que apareció el corcel alado. Después de obtener su victoria, Belerofonte ordenó a Pegaso que volara con todas sus fuerzas hasta que llegara al Olimpo, pues ésta era la única forma de que se transformara en una deidad.

No obstante, a Zeus no le agradó su arrogancia e hizo que antes de que el hombre pudiera desmontar, Pegaso fuera picado por un insecto a fin de que el individuo cayera y quedara lisiado.

Luego de esto Belerofonte se dedicó a vagar por el resto de sus días en distintos lugares del mundo, sin que los dioses le otorgaran el lugar que supuestamente le correspondía.

La figura de Pegaso ha sido usada por otras culturas modernas, pues este animal encarna la valentía y el arrojo.

Tradiciones culturales

Mitos bíblicos Sansón y Dalila

Mitos bíblicos Sansón y Dalila

Sansón era Nazareno y desde su nacimiento fue “marcado” como alguien muy especial, ya que se le dieron facultades sobrehumanas. Por supuesto, para mantener esta condición, este hombre debía mantenerse alejado de cualquier tipo de vicio.

Quizás una de las características que mejor lo define era su fuerza descomunal, pues con tan sólo coger una quijada de burro era capaz de acabar con grandes ejércitos. Por su parte, los líderes filisteos se dieron cuenta que no podrían dominar al pueblo de Israel, teniendo a Sansón como enemigo.

Por ello le encomendaron a Dalila la tarea de enamorarlo, para que así fueran sus sentimientos los que nublaran su mente. Rápidamente la maliciosa mujer supo tejer sus redes con gran maestría, hasta el punto de conseguir que el semidiós le confesara como prueba de su profundo amor que la fuerza de su ser promedia de su cabello.

Es decir, si en éste era tan fuerte como un simple mortal. Una noche aprovechando que Sansón se retiró a sus aposentos temprano, Dalila le cortó los largos mechones de cabello, dejándolo prácticamente rapado.

No sólo eso sino que también aquella mujer corrió a avisarles a los filisteos que ese era el momento idóneo de capturarlo. Cuando Sansón se despertó se dio cuenta que estaba encadenado entre dos pilares.

Mientras tanto varios soldados filisteos se acercaron a él para arrancarle los ojos. Éstos querían que Sansón presenciara una ceremonia en donde se tendría que humillar ante el falso Dios conocido como Dagón.

Magullado no sólo en su cuerpo también en su espíritu, Sansón alzó una plegaria al cielo pidiendo que por última vez el Dios de Israel le otorgara la fuerza eficiente como para ponerle fin a los filisteos, aunque esa acción le costara la vida.

Milagrosamente este hombre sacó fuerzas de flaqueza y consiguió derribar las dos gruesas columnas que lo sostenían, haciendo que el techo colapsara sobre todos los asistentes.

Tradiciones culturales

Cuentos de terror La maldición del pueblo

Este es de los cuentos de terror más extraños que escuche durante toda mi vida, trata del pueblo Stone Mills en el estado de Ohio, en el cual todo niño que naciera varón estaba destinado a morir antes de cumplir los 18 años de edad, esto sucedió después de haber quemado a la bruja del lugar, por lo que poco a poco se fue quedando vacío dicho lugar.

Cuentos de terror La maldición del pueblo

La gente por miedo salía del lugar para escapar de dicha maldición, lo que parecía tener efecto, porque los nacidos, fuera de dicha población, llevaban una vida normal y Vivian más del promedio de vida, por lo que dicho pueblo se fue quedando casi sin gente.

Nadie podía dar una explicación lógica y la maldición se olvidó, pero llegaron nuevas personas a urbanizar el lugar y todo empezó de nuevo, sabían que para que dicha maldición quedara sin efecto, se tenía que hacer algo y era enterrar los restos en campo santo con sal y agua bendita, pero el miedo a realizar dicha acción paralizaba al más valiente, por lo que contrataron a una persona para ello.

Y fue así como llego Isaac Milberg un judío al cual no le temía a nada, llegando a la tumba de dicho personaje, vio que los restos habían sido removidos, y siguió el rastro, por lo que encontró una cabaña destruida y fue como se enfrentó a la bruja que aún vivía en el pueblo, la hoguera nada le había hecho, por lo que ella era la que de alguna forma mataba a los adolescentes y dándole muerte en el lugar la enterró en el panteón y fue así como dicha pesadilla termino.

Desde ese entonces el pueblo floreció y todo volvió a la normalidad, dejando atrás dicha maldición